2/10/15

La última

Hace ya casi un mes (uff, es que el tiempo vuela!) fue el cumple de mi mami. Fuimos todos juntos a comer, le regalamos una escapadita, y a mí me apetecía un regalo de los de envolver y dar en la mano. Después de darle unas vueltas en la cabeza, acabé haciéndole un joyero de tela, algo que ella tenía en la cabeza desde hace tiempo, buscando la manera de que todo quedara bien recogido...

No sé si es como ella había imaginado, pero así quedó:



Lleva un relleno de goma eva para darle cuerpo, un montón de trabillas con snaps para sujetar anillos, pendientes o collares, y dos bolsillos de red para lo que se tercie.



Y el cierre, magnético. Creo que ya sé cómo lo mejoraría si hiciera otro, pero... tampoco será cuestión de hacer otro simplemente porque se me ocurrió cómo mejorarlo, no?



Estas cosas que se cosen así, improvisando sobre la marcha, no sé si son las que mejor quedan... pero son las que más se disfrutan!


Y ahora toca explicar el porqué del título de esta entrada... Aquí una servidora lleva unos cuantos meses, ya camino del año, intentando disimular y convencerse a sí misma de que puede llevar una vida normal. Y resulta que no. Mantener las cosas delicadas a salvo de Lía, a Lía apartada de las cosas peligrosas, el pelo de seres vivos lejos de las manos de Lía, los alfileres fuera de su boca y siquiera un tres por ciento de los utensilios de casa dentro de su armario/cajón/estantería/sitio, reconozcámoslo: es una tarea a tiempo completo. Últimamente disfruto más que nunca cuando me siento a coser, por lo que el momento tiene de evasión del mundo, pero me arrepiento con creces cuando descubro el estropicio formado en algún lugar de la casa mientras yo le daba alegremente al pedal. Botes de jabón vaciados en muebles, cristales de vaso en los bolsillos de la ropa de la renacuaja, niña subida a una ventana (sí, en plan Spiderman, por suerte la ventana estaba cerrada!), harina, azúcar o aceite por el suelo... Un sinvivir.

Así que, antes de que la afición que me ayuda a mantener la cordura me cueste acabar chiflada, me declaro oficialmente retirada del costureo hasta que mi enana se tranquilice un poco, yo tenga superpoderes, o aparezca alguien con ganas de cuidarla un rato al día. Lo que pase primero. Estoy casi casi segura del todo de que tendré muchas ganas de coser cuando vuelva a ver el momento...




10 comentarios:

  1. Te vamos a echar de menos, Alba!!! A ti, a tus entradas ocurrentes y a tu forma de ver el mundo desde el optimismo, con espíritu crítico pero sin abandonar jamás el humor. Te entiendo perfectamente, con dos peques de 5 y 2 mis ratitos de costura se limitan a cuando duermen por la noche; siendo familia numerosa y con blog ya ni me imagino, aun alucino de que hayas aguantado hasta ahora. Peeero eso no quita que te echaremos de menos y estaremos aquí esperando para cuando te apetezca volver. Disfruta de la peque, que sólo será peque una vez, y hasta pronto!!!

    ResponderEliminar
  2. Jooo, no debería llamarse "la última"... un "hasta pronto " como mucho :-(
    Aquí estaremos esperando a que pase la tormenta, disfruta de cada día al máximo, hay que saber priorizar necesidades y a veces es más grande lo que uno imagina que lo que realmente es.
    Vuelve cuando estéis preparadas. Un besazo para toda la familia!!!

    ResponderEliminar
  3. Jo, yo también voy a echar de menos las risas que me pego cada vez que leo una de tus entradas. Me chifla tu sentido del humor... y tus costuras. Pero esa peque es de armas tomar y, con niños así, más vale estar con ellos y dejar los hobbies para más adelante. Ánimo con los "pequeños" desastres. Igual deberías volver a cambiarle el nombre a Cefe (?), porque es demasiado tentador liarla cuando te llamas Lía. ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, sí! Nos equivocamos del todo con el nombre... Cefe no sé, pero deberíamos haberla llamado Paz!!

      Eliminar
  4. Ja ja, menuda pillina tienes por casa. Yo recuerdo la etapa desde los 18 meses en adelante de mi Jirafita, agotadora y divertidísima a la vez pero como ya te dicen sólo va a tener esa edad una vez, así que disfrútala mucho y ya volverás cuando puedas.

    ResponderEliminar
  5. Un abrazo muy grande y a disfrutar con la peque. Te echaremos de menos pero los peques son lo primero y con 3 eres mi ídolo. Cuidate mucho guapa!

    ResponderEliminar
  6. Madre, vaya curro con todas esas costuras pequeñas!

    ResponderEliminar
  7. Me ofrecería voluntaria para cuidar de los, pero vivo muy lejos, disfruta de ella , que crecen muy rapido

    ResponderEliminar
  8. Jo, te voy a echar de menos... Hasta pronto! disfruta de las liadas!

    ResponderEliminar
  9. ay reina mora!! es que esa niña tiene mucha habilidad-rapidez-pocasganasdedormir o de que duerma su madre y muchos maestros!!jajajajaja!!! ya te llegará de nuevo el momento de coser... pero por favor, intenta no dejarlo... aunque sea cada 15 días o una vez al mes!
    besazos guapa

    ResponderEliminar

Di algo, no te cortes... ¡que estamos en confianza!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...