27/12/12

Desde Alemania

Ayer la cartera nos trajo un paquete... qué contentos se pusieron los peques! Venía de muy lejos, parece ser que de cerca de donde vive Papá Noel nada menos
















y estaba lleno de cosas chulísimas ¡estaban como locos! Esto fue lo que salió al bascular el sobre:



A ver, vamos a ir poco a poco...

Tenemos un montón de chuches muy navideñas (teníamos, algunas de ellas ya cayeron en combate al poco de llegar a casa!)



Nunca habíamos tenido en las manos un auténtico bastón de caramelo ¡existían de verdad! Estos creo que sobrevivirán unos días, porque nos encanta cómo quedan en el árbol



También había un puzle con letras de goma (creemos que de borrar, pero nadie quiere arriesgarse a que se gasten).



... y unas tarjetas preciosas, guapísimas, muy bien hechas, y directas desde la oficina de Papá Noel!!!



... y unos lápices gordos gordísimos (gigastencos, dijo Chus) con los que ya dibujaron y escribieron su carta de agradecimiento



Nel estaba entusiasmado posando junto a todo el contenido del paquete...



... mientras Chus sólo tenía ojos para su nueva volkswagen!



¡¡Me encanta la ilusión que les hace recibir cosas por correo!


En casa hay otra cosa que a mí personalmente me hace pensar en Alemania cada vez que la veo... es este juguete-adorno:



Lo trajo mi primo de Alemania hace años, y es como una invocación: encender esas velas y acordarme de él y ahora de mi hermana, es todo uno. A los críos les llama muchísimo la atención que gire solo, y lo rápido que llega a ir, y los colores, y todo, y a mí... pues me gusta verlo, la verdad!

Aprovechamos para aprender física (aquello del aire caliente que sube y empuja las aspas y las hace girar, y que si las inclinamos hacia el otro lado los muñecos giran marcha atrás, y que cuando las velas están grandes y dan una llama larga los muñecos se marean porque gira a toda pastilla, y que al ir apagándose las velas va más despacio hasta que se consumen y se para... ) y para cenar a media luz, que parece que no pero le da un aire romántico a la cena.

Y todo es un poco más especial alrededor de unas velas, supongo que se van formando recuerdos entrañables en esas cabecitas suyas... para que dentro de muuuuuucho tiempo, si en un momento dado se sienten solos, o lejos, o simplemente tristes, tengan un buen baúl de imágenes interiores en el que distraerse un rato. Que a todos nos hace falta alguna vez.



4 comentarios:

  1. Cuántas cosas bonitas!

    ResponderEliminar
  2. Que bonito!!! El juguete adorno es precioso, y lo que has escrito sobre él mucho más :-)

    ResponderEliminar

Di algo, no te cortes... ¡que estamos en confianza!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...