3/6/13

Comida con sorpresa

Ayer hizo un domingo de sol espectacular por aquí. Casi parecía un espejismo! Chus acababa de recuperarse de una pachuchez que tuvo, y yo de la falta de sueño que su pachuchez me acarreó, así que decidimos salir de paseo todos juntos... y aprovechar para comer en el hotel de Cecos.

Son 3 km desde casa, un paseo estupendo para un día como ayer: coger agua en la fuente, fresas silvestres por la orilla (mmm qué ricas ¿cómo pueden saber tan bien??), y escuchar el río, el viento y los pájaros, ya al final llegar al hotel y comer en la terraza, con el río de música de fondo y aquel sol que parecía un deseo cumplido.

Pues resulta que al acercarnos a la mesa teníamos una sorpresa. Bueno, la tenían los peques, colgada de sus sillas. Unas bolsas de papel muy prometedoras...



... con unos personajillos llamados como ellos...



... y rellenas con un kit de cocinero para ayudar a Ana a hacer galletas ¡¡qué emoción!!



Chus, en su línea de artista, estrenó el equipo completo al momento ¡estaba feliz de la vida!



Pues nada, ahora sólo falta ir un día con tiempo para que galleteen a gusto...




3 comentarios:

  1. Oh! Qué genial encontrarse con ese detallazo!!

    Aún queda gente guay ;-)

    ResponderEliminar
  2. vaya sorpresa!! qué guay

    ResponderEliminar

Di algo, no te cortes... ¡que estamos en confianza!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...